10 agosto 2012 Cine, Curiosidades

Johnny Depp puede respirar tranquilo tras haber sido archivada la demanda presentada por Robin Eckert. La mujer es discapacitada y todo parece indicar que en un concierto de Iggy Pop sufrió el ataque de los guardaespaldas de Depp lo que provocó que perdiera sus pantalones delante de todo el mundo. Así lo expuso en su demanda el pasado mes de abril.

Lo más extraño de todo es que su denuncia la firmó como Jane Doe y no con su nombre real. Desde entonces se han buscado pruebas contra la seguridad del actor y ahora un juez ha decidido desestimar la demanda por no encontrar el motivo por el que Robin demanda a Depp de manera anónima y no dando su nombre real.


El magistrado ya ha le ha dicho a la denunciante que podrá presentar una nueva demanda siempre que use su nombre real. Lo de enseñarle sus posaderas al público del concierto accidentalmente puede ser suficiente como para que la seguridad del actor reciba un fuerte castigo.

Así pues, la citada tiene 20 días para decidir si va a volver a demandar al actor. Es posible que su primer intento haya sido para comprobar la disponibilidad del juez ante este tipo de caso y ahora venga la demanda de verdad. En unas semanas sabremos su decisión final. Mientras tanto Depp opta por seguir con su verano y parece no preocuparse demasiado por este tema. De momento no se ha pronunciado sobre lo sucedido así que habrá que esperar a que Eckert decida qué hará para solucionar este problema.

Vía | TMZ

Comentarios

1 comentario
  • Nip/Tuck

    Espero que la justicia acompañe a esta dama en un futuro ya que esta vez le falló y Johhny Depp (como cómplice) eche de una vez de su lado a una persona (guardaespaldas) que maltrata a sus admiradores.

    Sé, [ porque lo he leído en foros de ciudadanos puertorriqueños responsables y serios] que el pseudo guardaespaldas, cuando Johnny Depp se encontraba en Puerto Rico grabando la película “The Rum Diary” de la hostilidad crasa de este irresponsable y canoso hombre barato tanto con admiradores como con la prensa del país y hasta con niños pequeños:

    A la hora de almuerzo Depp interrumpía las grabaciones y religiosamente se marchaba a almorzar, en el vehículo que lo transportaba y que muchas veces Depp bajaba el vidrio de la parte trasera para saludar a los admiradores este infeliz literalmente se sentaba sobre los muslos de Depp y :

    1. Tapaba camarógrafos de televisión para que no grabaran a su jefe dentro del vehículo.
    2. en caso de un fanático que extendia su mano para saludar luego que ESTE HOMBRE INDESEABLE se sentaba encima de su jefe y trataba con uno de sus brazos de tapar el lente fotográfico (si llevaba alguno consigo). Más bien parecía la mujer barata de Johnny Depp antes que su guardaespaldas.

    3. Siguiendo con le tercer punto el echaba a un lado las manos extendidas de los admiradores de mala manera (lo cual prácticamente constituye una agresión menos grave).

    4. De otra parte, muchas veces en los distintos lugares donde se grabó la película que mencioné había niños que querían acercarse y eran separados por una cuerda para preservar el perímetro de filmación , si por algún motivo un niño PEQUEÑO saltaba y/o se escapaba en cuclillas este señor impresentable y maltratante, con sus brazos, no es que los agrediera ya que sus padres estaban presentes, los echaba de manera seria a un lado y/o al área destinada. (aclaro que las personas, así como admiradores y camarógrafos que aguardaban por Depp no interrumpían la grabación sino esperaban pacientemente por ver a su astro, a veces hasta tarde en la noche). En uno de los días de grabación fue el propio Depp (como padre al fin) quien de manera amable y amorosa trató de alejar los niños sin mayores dificultades. En más de una ocasión ,pero no de pedirle a nadie que se fuera , Johnny Depp, trató con mucho amor y nostalgia a los niños , incluyendo uno discapacitado en silla de ruedas cuya madre del menor quería ver al actor.

    5. A todos los puntos anteriores parecía que Johnny Depp “disfrutaba” del trabajo de su barata mujer [ en la figura de su guardaespaldas] porque ni siquiera le llamaba la atención a éste al tratarse de personas mayores o por lo menos debía pedirle mesura, al contrario, Johnny Depp se reía.

    Fuera de estos desafortunados hechos quiero añadir que :

    6. Esos días en Puerto Rico coincidió con uno de los cumpleaños de Johnny Depp, los cuales hubo más de una celebración para el de parte de sus admiradores y de parte del dueño de un restaurante. Un grupo de pleneros (músicos auctóctonos) fue hasta el mismo set de grabación a cantarle a Depp en español (el mismo día de su santo el trabajó) , en esta ocasión el miserable guardaespaldas no tuvo parte , pero si deseo señalar que Depp, el cual miraba desde un balcón, se emociónó hasta el alma y buscaba refugio y consuelo en el personal del staff del set de grabación a los cuales abrazaba y parecía hasta llorar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *