21 junio 2013 Cine, Gente, Televisión

James Gandolfini sufrió un paro cardíaco en su hotel junto a su hijo

La muerte de James Gandolfini, de 51 años, ha conmocionado a los aficionados al cine y a la televisión y en Estados Unidos sigue dando muchos titulares sobre todo buenas palabras de compañeros de trabajo como Brad Pitt o John Travolta que recordaban su gran calidad humana. El protagonista de Grease recordaba que había estado a su lado cuando murió su hijo.

Sin embargo, nada presagiaba la muerte del actor cuando se encontraba en Roma pasando unos días de vacaciones. El martes por la noche, el actor y su hijo cenaban en el restaurante Vitta junto al hotel Fontanella Borghese.

Una testigo contaba que el actor estaba con un hijo disfrutando de una cena tranquila. Además añadía que estaban teniendo un gran cena padre-hijo y los camareros estaba acelerados y emocionados.

Gandolfini estaba en Italia porque ayer jueves estaba invitado al Festival de Cine de Taormina en Sicilia, pero desgraciadamente tuvo que ser llevado al Hospital Policlínico Umberto I después de que su hijo, de 13 años, le encontrara sin conocimiento en el baño de su hotel.

Los servicios de urgencia del hospital dijeron que actor llegó en parada cardíaca en una ambulancia del servicio 118. Pero, desafortunadamente los intentos por reanimarle fallaron, a las 23 horas, el paciente murió y se certificó formalmente esta.

El ganador de tres premios Emmy por dar vida al Tony Soprano estaba casado con Deborah Lin con quien tenía una hija, Liliana, de ocho meses y su hijo, Michael, era fruto de su primer matrimonio.

Podéis seguir La Cosa Rosa en Twitter (@Lacosarosa)

Vía | E! Online
Foto | Gtres

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 junio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *