10 mayo 2015 Casa Real, Efemérides, Gente

Jacques y Gabriella de Mónaco han sido bautizados

Hoy en Mónaco se vivía una celebración por partida doble y es que después de cincuenta y seis años, el Principado asistía al bautismo de un nuevo heredero al trono en este caso junto a su hermana melliza. Los bebés, de cuatro meses, recibían el sacramento en la catedral de San Nicolás ante unos 700 invitados.

La princesa Carolina era el primer miembro de la Familia Real monegasca en entrar en el templo. Le acompañaban sus hijos Andrea y Pierre Casiraghi, con su novia Beatrice Borromeo, y la princesa Alejandra. No acudieron su nuera Tatiana Santo Domingo ni tampoco su hija Carlota Casiraghi, que se encuentra en Marruecos. Después accedían la princesa Estefania y sus tres hijos, Louis y Paulina Ducruet y la pequeña Camille Gottlieb.

Los padrinos de Jacques eran: Christopher Le Vine Jr., hijo de uno de los primos hermanos del príncipe Alberto por parte de la princesa Gracia, y Diane de Polignac Nigra, familia de Alberto por parte de su padre, y los de Gabriella, Gareth Wittstock, hermano de Charlene, y Nerine Pienaar, esposa de François Pienaar, el exjugador de rugby sudafricano que inspiró la película Invictus.

Los mellizos iban vestidos iguales con sendos trajes de cristianar, de Baby Dior en blanco voile de algodón decorada con bordados de inspiración vegetal, finas jaretas y encajes de Calais, pero con los monogramas respectivos bordados cada uno en su faldón: dos J en el del príncipe Jacques y dos G en el de la princesa Gabriella. Finalizado el ritual, Alberto y Charlène de Mónaco salieron con los recién bautizados y los padrinos y el Principado los recibió con una gran ovación, el repique de las campanas y las salvas de cañón.

Vía | ¡Hola!
Foto | Gtres

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *