11 marzo 2017 Cine

gabourey-sibide

Gabourey Sibide es una fantástica actriz que ha sido masacrada por la gordofobia imperante. La joven reconoce ahora que se sometió a una cirugía de reducción de estómago y que desde entonces parece sentirse mejor aunque sin renegar de sus kilos de más en ningún momento.

De la cirugía comenta que “no me quería preocupar. Se me diagnosticó diabetes de tipo 2. No quería preocuparme de las consecuencias de esta enfermedad. De haberlo hecho habría estado siempre atenta a no perder los dedos de los pies por culpa de esta dolencia. Mi cirujano me explicó que iban a cortarme el estómago por la mitad. Así tendría menos hambre y menos capacidad para comer. Mi cerebro lo entendería y optaría por comer de forma más saludable. Acepté la oferta. Mi relación con la comida tenía que cambiar”.

Este episodio, y los siguientes, lo comentará en sus memorias que se editarán en mayo. “La operación no fue fácil. No engañé a nadie cuando dije que me había operado. De otra forma no podría haber perdido tanto peso”. Desde entonces la actriz come mejor, gracias al apoyo de una endocrino, e incluso va al gimnasio, nada y monta en triciclo alrededor del plató de Empire.

“Me ha llevado años darme cuenta de que nací con toda esta belleza” escribe en su libro. “No me operé para ser guapa sino para poder andar con tacones. No quiero tener horribles dolores cada vez que subo un tramo de escalera”. También ha recordado cómo trabajó durante tres años como telefonista erótica.

“Era muy buena. Lo hice durante dos meses y después me ofrecieron más tiempo. Estaba muy nerviosa porque se supiera esto cuando se estrenó Precious“. Tras ganar el Oscar, comenta, “me convertí en actriz, en una persona interesante para la gente y en alguien que era juzgada. No quería que nadie supiese a qué me dedicaba antes de filmar la película”. Sed vosotros los que comentéis estas declaraciones.

Vía | Celebitchy

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *