27 octubre 2011 Cine, Curiosidades

Suele ser habitual, en lo que los anglosajones denominan tabloides, que se puedan leer noticias o bien de cambios en el peso de las famosas o bien historias de infidelidades. La revista OK! vuelve a dar en la diana y se inventa, así de claro, una historia sobre Demi Moore, su dieta y la infidelidad que acaba de sufrir.

Según la revista, Demi Moore “Ha dejado de comer para llamar la atención. Sólo bebe bebidas energéticas y fuma cigarrillos, intenta así ganarse la simpatía de su marido”. Todo esto lo comenta, como siempre, “una fuente cercana” a la actriz. La mentira no se queda ahí ya que la amplian con varios detalles más.

Desde que comenzó esta crisis matrimonial Demi no se sienta a una mesa para comer un plato. Pesa 45 kilos”. Otra “fuente” indica que “Demi tiene que ser siempre el centro de atención, no le importa dejar de comer durante días ya que eso provoca que la gente se interese por ella. Ella quiere provocar sentimientos en la gente, incluida la pena”.

Gossip Cop opina que la pérdida de peso de la actriz obedece a la intensa agenda de presentación de su película en varios puntos de Estados Unidos y también a la lucha que está manteniendo contra los medios de comunicación.

El management de la actriz ha comentado que lo publicado es “absolutamente falso. Demi no va a poner en riesgo su salud para conseguir la atención de nadie”. Queda claro por lo tanto que lo publicado por OK!, y también por otras revistas de nuestro país, es falso.

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *