3 febrero 2011 Curiosidades, Música, Parejas

britney-spears-1.jpg

La princesita del pop pese a que está inmersa en su nuevo álbum, queriendo con ello retornar el panorama musical, tiene tiempo para asistir a ceremonias nupciales.

Britney Spears ha querido estar como dama de honor en la boda de su mejor amiga y asistente Bret Miller y Frank Lionetti, aunque ha tenido tiempo para hacer más gestiones. l

Desde el jueves, Britney ya estaba en Florida, lugar de la ceremonia, junto a su actual pareja, Jason Trawick, con quien ha aprovechado para relajarse unos días mientras participaban en los preparativos de la boda. Para ello reservaron una habitación a pie de playa y con vistas al mar en el hotel Newport Beachside donde también se alojaban otros invitados al convite.

Tras el ensayo y a pesar de que tanto los padres de Britney como el resto de sus amigos se hospedaban en el Sunny Isles, la pareja decidió trasladarse a la suit Frank Sinatra del hotel Fontainebleau, en Maimi Beach, al parecer porque la piscina del otro hotel no era “lo suficientemente privada para ellos”.

La nueva suite de la cantante pasó a ser un ático de cuatro habitaciones con cocina, jacuzzi, piano y una amplia terraza, también con vistas al mar, valorado en 35 millones de dólares y cuyo alquiler por noche alcanza los 15.000 dólares.

También Spears y su pareja se han dedicado a ir de compritas y han asistido a fiestas relacionas con la boda y han dejado muestras del cariño que se tienen: “Al comenzar una de estas fiestas Jason cogió la mano de Britney y la hizo girar sobre sí misma. Fue muy romántico“, comentó uno de los asistentes.

Por lo tanto pese a los rumores Britney sigue con su relación viento en popa y a toda vela.

Vía | Yahoo
Foto | Gtres

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *