11 octubre 2011 Cine, Curiosidades

Brad Pitt está viviendo un rodaje que jamás olvidará. La nueva película que está protagonizando, World War Z, está teniendo más problemas de los esperados y el actor apenas sabe ya cómo va a terminar uno de los rodajes más locos que jamás ha presenciado.

Ayer la policía irrumpió en el set de rodaje para detener la grabación de una escena. Tras esta actuación comenzaron a llevarse todas las armas que se estaban usando en ese momento. La dirección de la película les preguntó que por qué hacían esto y respondieron que “porque así os libramos de una más que posible tragedia”.

Patidifusos volvieron a preguntar y la policía les indicó que las armas que estaban usando estaban en un almacén desde la Segunda Guerra Mundial pero que todas estaban en perfecto estado. Para grabar una película es necesario hacer una serie de ajustes en las armas y usar balas de fogueo pero no había sido el caso.

Los agentes incluso les demostraron que en algunas armas había balas de verdad que bien podrían haber matado a alguien. Ochenta y cinco armas fueron intervenidas. Brad Pitt no estaba presente en el rodaje de estas escenas y tampoco cuando la policía llegó para hacer su trabajo.

Uno de los publicistas de la película indicó que “Hemos hablado con las autoridades y esperamos que alguien nos aclare qué ha ocurrido exactamente, de momento no podemos hacer más comentarios a este respecto”. Providencial aparición de la policía que ha logrado salvarles la vida a los actores de la película.

Vía | TMZ

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *