Bisbal y su afición por el porno

Bisbal y su afición por el porno

Escrito por: dlopez    17 diciembre 2009     Sin comentarios     1 minuto

El almeriense David Bisbal no deja de sorprendernos. Tras la edición de su último disco y una gira gloriosa, que le está llevando por muchas ciudades del mundo, ahora vuelve a mostrarnos su faceta más simpática y cercana a la realidad. Ha sido en la revista Shangay donde ha tenido a bien comentar esta afición […]

El almeriense David Bisbal no deja de sorprendernos. Tras la edición de su último disco y una gira gloriosa, que le está llevando por muchas ciudades del mundo, ahora vuelve a mostrarnos su faceta más simpática y cercana a la realidad.

Ha sido en la revista Shangay donde ha tenido a bien comentar esta afición “secreta”. Quizás esto sea considerado como un ejemplo de sinceridad o más bien todo lo contrario. Sea como sea se le alaba que sea tan simple, sincero y directo. La marca de la casa sigue siendo la de siempre, su cercanía al público.

Cuando el reportero de la publicación, Agustín Gómez Cascales, le pregunta si tiene algún vicio confesable, el cantante comenta que el porno. Según parece es la mejor forma de no caer en la tentación cuando se encuentra en la soledad del hotel.

Antes de caer en la tentación de las mujeres me miro mis paginillas de internet o veo una película de pay per view y me relajo yo solito”. Toda una declaración de principios que nos presenta a un artista sincero. Pero en la entrevista también hay lugar para comentar la moda del momento y sus hobbies preferidos.

Entre estas aficiones está la del trabajo. “Siempre estoy trabajando, razón de que todo va muy bien”. Pues precisamente por ese mismo motivo le deseamos un 2010 lleno de vitalidad, amor y salud. Lo mejor también para sus familiares. Ojalá que la gira le vaya lo mejor posible y podamos disfrutar de él otra vez sobre los escenarios de la piel de toro.

Vía I Shanghay

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.