14 octubre 2011 Declaraciones, Gente, Televisión

Belén Esteban contestaba a la intervención de Raúl Artiaga en Enemigos íntimos, donde pasaba la prueba del polígrafo y sus resultados dejaban en muy mal lugar a Fran Álvarez. Pedía a este programa y a Vuélveme loca que le dejen en paz que ya vale de tanto ataque y amenazaba con una cantinela que ya nos sabemos de memoria: dejarlo todo e irse porque lo primero es su felicidad.

Aseguraba que si esta situación sigue, deja la televisión para irse a un pueblo o a un bar para poner cañas con su marido, a pesar de la cantidad de dinero que gana en Telecinco. Sin ser adivinos, ya le decimos a Belén que esto va a seguir igual, que tal vez su cadena le dé un toque a Enemigos íntimos para que rebaje la intensidad de su ataque, pero allí acudirán todos los que tengan que decirle algo a la princesa del pueblo, que no entiende que la cantidad que percibe de Telecinco se basa en estirar y estirar su vida y si aparecen problemas, mucho mejor para subir la audiencia.

Aseguraba que su diabetes es emocional, que ayer se había levantado a la una y que había tenido que vestirla su marido. “El día que me pase algo dirán: ¡porque se droga! Lo que siempre han dicho”, añadía. Contaba que había sufrido tres bajadas de azúcar, pero que había ido a Sálvame para callar las bocas que dicen que siempre se pone enferma.

Asimismo lanzaba un mensaje sobre los supuestos cuernos de su marido y aclaraba que si se los ha puesto es su problema y pedía que se pusieran en su lugar.

Podéis seguir La Cosa Rosa en Twitter (@Lacosarosa)

Fuente | Sálvame

Comentarios

4 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *